Si eres de los que te gusta comerte las uñas o conoces a alguien, deben de leer esto

Los problemas psicológicos, son capaces de provocar ciertas alteraciones en la conducta de las personas. Esas conductas pueden llevar a provocar graves problemas de salud. Morderse las uñas, es una conducta que muchos de nosotros solemos llevar a cabo.

Algunos se muerden las uñas por ansiedad, nerviosismo o por pura costumbre. La historia que te contaremos a continuación, te hará ver de manera clara y detallada los peligros de morderse las uñas. Te aseguramos que después de leer lo siguiente, nunca más volverás a morderte las uñas.

John Gardener, es un inglés de 40 años que durante muchos años sufrió de depresión y de ansiedad crónica, padecimientos los cuales lo llevaron a morderse las uñas. Lo que comenzó pareciéndo ser tan solo una conducta nerviosa obsesiva, terminó con un desenlace escalofriante.

Ojalá que la historia de John, sirva a todos para advertirnos sobre los letales peligros de morderse las uñas. Cuando John tenía tan solo 10 meses de haber nacido, los médicos le diagnosticaron diabetes. John necesitaba dos dósis de insulina al día para mantener una vida estable.

Te puede interesar:¿Sabes porque se debe orinar luego de tener intimidad? Al saberlo, lo harás sin bacilar ¡Mira lo que sucede!

La diabetes fue generando otros problemas de salud en el organísmo de John, entre ellos, graves problemas cardíacos. En el 2011, a John le amputaron una pierna debido a las úlceras provocadas por la diabetes.  Fue en este entonces que los problemas psicológicos de John comenzaron a empeorar.

Los peligros de morderse las uñas

John adoptó el hábito de comerse las uñas, y cada vez lo hacía de manera más obsesiva y constante. El Dr. Daniel Vernon, advirtió que debido al hábito obsesivo, las uñas de John se encontraban en pésimas condiciones. Además de que su sensibilidad en la punta de los dedos era extrema.

Dicha sensibilidad, hacía que John ni siquiera sintiera dolor al morderse las uñas. Por lo que, en ocasiones, él solía terminar en el hospital debido a las severas hemorragias que él mismo se provocaba en sus dedos. Finalmente, todo terminó de la manera más trágica.

John no tenía ni la más mínima idea de los peligros de morderse las uñas. Tras seguir con su hábito obsesivo, las uñas de este inglés se infectaron a tal punto de que le provocaron una septicemia. Estas se extendió rápidamente por todo su cuerpo.

A pesar de que se trató a John con varios antibióticos, estos no resultaron ser efectivos contra terrible infección. Por lo que los doctores tuvieron que amputar los dedos del inglés. Poco después, cuando todo parecía haber calmado, John cumplió 40 años.

Luego de su cumpleaños sufrió un ataque al corazón que lo llevó a su muerte. Los doctores concluyeron que el ataque cardíaco, fue debido a la septicemia sufrida tiempo atrás. La muerte de John dejó a todo el mundo en estado de shock, especialmente a su madre.

Su madre dijo lo siguiente: “De verdad es un golpe muy duro para la familia, pudieron haber hecho algo más para ayudarlo. No me gustaría que esto le pasara al hijo de alguien más, es simplemente devastador”. La historia de John es escalofriante.

Además, es profundamente lamentable. Más allá de esto, esperamos que nos sirva a todos para advertirnos sobre los letales peligros de morderse las uñas, un hábito que si bien parece inofensivo, puede llegar a resultar fatal para nuestra salud.

Te puede interesar:Este jugo alcalino mata al 100% todas las células cancerígenas, te mostramos como prepararlo


Si esta información te ha sido de utilidad compártela con los demás para que también se puedan beneficiar de la misma. Al mismo tiempo de compartirla, la tendrás siempre en tu muro para volver a consultarla cuando desees.

Te recordamos que lo recomendado en Ventanasocial.com, es redactado con la finalidad de informar y educar a las personas sobre remedios naturales que les podrían ayudar a mejorar su salud; nunca para sustituir u eliminar prescripciones, recomendaciones y diagnósticos que estés llevando con tu médico de cabecera u profesional de salud. Siempre recuerda preguntar a tu profesional médico cualquier pregunta sobre padecimientos que estés cursando.

COMPARTIR EN: